Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

Aceptar

Cancelar

Para no perderte ni un solo proyecto,

coloca el dispositivo en posición vertical.

; )

MaaS: Mobility as a Service

21/11/2018

La forma en la que nos desplazamos dentro de una misma ciudad está cambiando. A los modos de transporte tradicionales (automóvil, bicicleta, autobús, tren o a pie), se añade un nuevo modelo de movilidad, donde están incluidos todos los vehículos anteriores con la condición de que se compartan sus servicios, permitiendo una gran flexibilidad en la elección del transporte para cada viaje, adaptándose a las necesidades del ciudadano en cada momento.

El modo de consumo del transporte evoluciona de la postura tradicional de desplazamiento en vehículo privado en propiedad, como  única forma de viaje ,  a un modelo que integra la información suficiente de todos los modos de transporte existentes para que el usuario pueda, tanto personalizar su viaje como acceder a estos de forma rápida y cómoda transformando completamente la experiencia de viaje concebida hasta este momento.. Este conjunto integrado de posibilidades es lo que se conoce como Mobility as a Service (MaaS), incluyendo tanto la red de transporte (Transporte Público, VTC, Taxi, Carsharing, Carpooling, etc) como la infraestructura de  telecomunicaciones, y los sistemas de pago del servicio.

La popularidad de este nuevo modelo de movilidad compartida viene motivada por factores económicos, sociales y medioambientales, propiciado principalmente  por el auge de la tecnología relacionada con los Smartphone y la posibilidad de tener acceso a la red de internet en cualquier situación.

La modalidad de Carsharing ha impulsado este modelo de movilidad, implicando tanto al sector de empresa privada como el propio ciudadano. Ejemplo de ello es el amplio número de aplicaciones relacionadas con el concepto Sharing, estimando un número superior a 23 millones de usuarios para 2024, frente a los 2 millones contabilizados en 2012.[1]

Imagen 1. Red de servicios integrados de Mobility as a Service. Fuente: Cubic Transportation Systems. Big Data and Maas.

El modelo de movilidad evoluciona desde el Siglo XIX con la aparición de redes de transporte público ligadas al ferrocarril; la producción en masa del vehículo privado por excelencia, el coche; y la evolución de la tecnología y la conexión continua a la red digital, donde nos situamos actualmente. Este modelo va de la mano de la centralización de la población en los grandes núcleos urbanos, donde palabras como congestión y saturación forman parte de la problemática diaria.

Una vez comprobado que la solución a estos problemas de congestión en la red viaria no recae en el aumento de la infraestructura física, expertos en materia de tráfico y urbanismo coinciden en destacar la importancia de implementar los servicios MaaS como alternativa a los desplazamiento diarios realizados en vehículo privado en propiedad, apostando por la alianza entre transporte público y movilidad compartida como solución inmediata a los problemas de congestión en los centros de las grandes ciudades.

A continuación, se describen brevemente los modelos de movilidad no tradicionales que incluiría el MaaS ofrecidos en la actualidad:

-Bikesharing: se inicia en ciudades europeas donde uno de los principales modos de transporte en ciudad es la bicicleta (Copenhague en Dinamarca en 1995 o Sandness en Noruega en 1996). Se considera el germen original en los servicios de movilidad compartida.

-Carsharing: el préstamo de vehículos. Este concepto se aplica a una flota de vehículos privados de uso público, donde se alquilan por minutos de empleo. Las propias empresas automovilísticas crean sus plataformas en distintas ciudades europeas.

-Motosharing: este servicio cuenta con las mismas condiciones que el descrito anteriormente, realizado con vehículos motorizados de dos ruedas como son las motos o los patinetes eléctricos, cuyo auge presente ha obligado a los ayuntamientos de distintas ciudades a crear nuevas regulaciones para el uso de este vehículo.

-Carpooling: En este servicio se alquila una única plaza dentro de un vehículo en propiedad por uno de los usuarios, permitiendo distinguir entre recorridos, origen y destino. Este servicio cubre recorridos de largas distancias, normalmente entre ciudades. En España destaca el servicio BlaBlacar, como uno de los pioneros en promover la movilidad compartida.

-Paquetes de movilidad: consiste en la agrupación entre la oferta del transporte público junto a empresas de servicios de transporte privado de carsharing. Esta oferta cubre todas las necesidades demandadas por el usuario y garantiza una movilidad óptima y flexible. Ejemplos como la tarjeta HANNOVERmobil o la App Whim (implantada en distintos países) que incluye una plataforma digital donde se reúnen todos los servicios implicados en el transporte.

Imagen 2. Esquema del paquete de movilidad integrado dentro de un Smartphone. Created by Fernando Volken Togni.

Dentro del concepto de MaaS se presentan múltiples opciones para un mismo desplazamiento,  mostradas a través de plataformas digitales donde se puede personalizar el servicio, comparar opciones y garantizar la máxima flexibilidad al usuario. En los últimos años el concepto de Carsharing se posiciona como uno de los servicios con mayor proyección a largo plazo, generando gran interés en el sector privado donde grandes empresas apuestan por este medio como un nuevo mercado con gran potencial de beneficio.

Este servicio tiene como base el principio ligado al concepto de propiedad, que hasta el momento implicaba también un estatus social. La evolución hacia un modelo de alquiler implica también una evolución en las costumbres del ciudadano, relacionado directamente con la situación económica presente. Ya no interesa adquirir un vehículo propio, o expresado en otras palabras ya no es posible para gran parte de la población más joven en España, sino en poder usarlo para desplazarse contando con los beneficios que supone un servicio de MAAS, evitando preocupaciones de aparcamiento o mantenimiento.

“Tener un coche privado si realizas menos de 15 mil kilómetros al año no resulta económicamente rentable. Todos ellos son clientes potenciales de car-sharing”. Pau Noy. Presidente de la AECar-Sharing

El Mercado europeo de Carsharing destaca como uno de los más extensos a nivel global (únicamente por detrás de Asia). En 2016 se obtiene una flota de vehículos 3,5 veces superior a la registrada en 2010, junto a un increíble aumento de usuarios que disfrute del servicio.

Imagen 3. Gráfico comparativo de los datos registrados en Europa en relación a los usuarios y la flota de vehículos de Car Sharing. Fuente: Shaheen 2018 Spring Carsharing Outlook.

El análisis realizado hasta el momento coincide con el modelo de ciudad sostenible que se persigue, pero con el objeto de valorar la eficacia de este servicio, es necesario conocer si el usuario de carsharing está sustituyendo su viaje en vehículo privado propio por este medio compartido (captación de usuarios en potencia), y no resulta ser un usuario del transporte público que sustituye este servicio por el del vehículo privado, debido a su comodidad y flexibilidad. Si nos remitimos a datos sobre usuarios del transporte público, se observa como este número no se ha reducido, sino que se ha incrementado en las ciudades donde se amplia la oferta de transporte con el servicio carsharing.

Por lo tanto se debe considerar una alianza entre el transporte público y el vehículo compartido con el fin de disuadir el uso del vehículo privado.

 

CASO DE ESTUDIO: MADRID

Madrid es claro ejemplo del auge del carsharing, resultando un núcleo de atracción para empresas automovilísticas que quieren implementar sus servicios en movilidad compartida. En la actualidad operan cuatro compañías diferentes: Car2go abrió las puertas en 2015 al resto de competidores, forma parte del conglomerado Daimler AG, y tiene en circulación una flota de 500 coches y un total de 196.000 usuarios en la ciudad de Madrid[1]. Emov fue la siguiente con 600 vehículos en oferta, perteneciente al grupo PSA Peugeot Citroën, con un número aproximado de 160.000 usuarios. Zity surge del acuerdo entre Renault y Ferrovial, con 500 vehículos circulando y 100.000 usuarios adscritos. Y la última en implantarse ha sido Wible, alianza entre Kia y Repsol, con una flota de 500 vehículos. Esta última compañía presenta la novedad de ocupar plazas de aparcamiento subterráneas.

El incentivo de estos servicios recae en una circulación con 0 emisiones que permita reducir las tasas de contaminación en la gran urbe junto al descenso de las tasas de congestión en el centro. Cuenta por ello con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad, en consonancia con los criterios recogidos en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático. Es por ello que el propio organismo público, como medida incentivadora, permite el estacionamiento de estos vehículos eléctricos en plazas en superficie reguladas, como son las residentes y zona azul.

Según datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico, este tipo de servicios podrían “asumir con facilidad en la capital el 20% o 25% de los movimientos que hoy se realizan con vehículo privado”. Esta afirmación viene apoyada por el dato de que cada coche de 'carsharing' retira entre 10 y 15 vehículos privados de la circulación.

 

Imagen 4. Vehículos de carsharing circulando por el centro de la ciudad de Madrid.

Beneficios

Con el fin de motivar el uso de estos servicios, se plantean diferentes beneficios tanto para el usuario de MAAS como para el propio entorno de la ciudad:                                                            

-Se facilita la accesibilidad del usuario a la red de transporte al completo, tanto movilidad compartida como individualizada. Favoreciendo la intermodalidad entre modos gracias a la información facilitada y la planificación de posibilidades para un mismo desplazamiento.

-Reducción de los tiempos de búsqueda de estacionamiento en los centros de las ciudades, el vehículo carsharing puede aparcar en todo tipo de plazas, ya sea zona regulada o sin regular.

-Disuasión del uso del vehículo privado en propiedad para desplazamientos de corta duración dentro de la misma ciudad, motivando el uso de estos servicios en combinación con el transporte público colectivo. De forma que se libera espacio de circulación y se reduce la congestión en los núcleos urbanos.

-Fomento del vehículo eléctrico, ya que todos estos servicios promueven un modelo de movilidad eficiente y sostenible, la dotación de vehículos motorizados de las compañías de MAAS es de carga eléctrica. De modo que no solo se fomenta el uso de estos servicios, sino que supone una campaña de marketing y fomento del uso del vehículo eléctrico en general, mostrando sus beneficios (silencioso, automático) que de otra forma no sería posible llegar a nuevos usarios en potencia.

-Se eleva la cifra de trayectos diarios en zonas del centro realizados por estos vehículos. Si actualmente se data en una media de dos trayectos por vehículo en propiedad, un coche de MAAS eleva esta cifra hasta los 15 trayectos diarios. Más uso supone una mayor amortización.

 

Riesgos

También existen riesgos potenciales asociados a estos servicios:

-La ocupación de plazas reguladas, de residentes y zona azul, puede provocar una falta de espacio para el estacionamiento para los residentes de un área.

-Creación de dependencia del vehículo privado motorizado. Existe el riesgo de que la modalidad de carsharing sea contraproducente a largo plazo, generando la necesidad de trasladarse por la ciudad en vehículo privado, mostrando las ventajas del viaje individual al público más joven, frente a las condiciones del transporte público.

-El área de desplazamiento del servicio carsharing está limitada, de forma que tan solo puede emplearse en determinadas zonas urbanas.

-La inversión económica realizada por las empresas automovilísticas todavía no es rentable. Según datos registrados, hasta el momento se está amortizando el valor económico invertido en la adquisición del vehículo, de modo que el beneficio económico se percibe a largo plazo.

CONCLUSIÓN

La red integrada de servicios ofrecidos por MaaS ha supuesto una revolución en el ecosistema de movilidad de las grandes ciudades, danto alternativas a los modos de transporte tradicionales, proponiendo un sistema integrado entre la red de transporte, la infraestructura física existente, la plataforma digital y la facilidad en los sistemas de pago.

El auge de estos servicios está ligado directamente a factores económicos (como es el nivel adquisitivo de la población en demanda), factores tecnológicos (la facilidad para acceder a la red digital en cualquier momento a través del móvil) y factores medioambientales (campañas de concienciación en modelos de movilidad sostenible y reducción de tasas de contaminación y saturación en centros de ciudad). Pero todo cambio conlleva a riesgos a largo plazo a considerar, como es la entrada de un gran número de vehículos nuevos en la ciudad que estacionan en las mismas plazas de uso regulado o la dependencia de viajar individualmente frente al transporte colectivo.

Por ello, este proceso debe ser controlado y de crecimiento progresivo, considerando la capacidad de absorción de la ciudad y la aceptación por parte de la ciudadanía. Garantizar una oferta variada y complementaria de transporte público y compartido, con más información y acceso a servicios, facilita la toma de decisiones y motiva un trasvase modal del vehículo privado en propiedad hacia otros modos más sostenibles.

Imagen 5. Ejemplo de interfaz de una aplicación de Mobility as a Service. © Groupe PSA Direction de la communication

Referencias

Web Financial Group, S. (2018). Guerra del 'carsharing' en Madrid: Car2go, Emov, Zity, WiBLE... ¿hay mercado para todos?.Disponible en: https://www.bolsamania.com/noticias/empresas/guerra-del-carsharing-en-madrid-car2go-emov-zity-wible-hay-mercado-para-todos--3127331.html

‘Madrid, campo de pruebas para la movilidad compartida’. (2018). Disponible en: https://movilidadconectada.com/2018/09/20/madrid-campo-de-pruebas-para-la-movilidad-compartida/

Ribas, O. (2018). Los europeos, hacia nuevas formas de movilidad y uso de vehículos. Disponible en: https://aegfanews.com/gestion/474-los-europeos-hacia-nuevas-formas-de-movilidad-y-uso-de-vehiculos

Car-Sharing y Transporte Público, aliados contra el coche privado en Madrid. (2018). Retrieved from https://movilidadconectada.com/2017/11/27/car-sharing-y-transporte-publico-aliados-contra-el-coche-privado-en-madrid/

(2018). Disponible en: http://Car Sharing in Europe. Business Models, National Variations and Upcoming Disruptions. Monitor Deloitte. Issue 6/2017.

(2017). Disponible en: http://The Rise of Mobility as a Service. Deloitte Review. Issue 20/2017